Teléfonocómo llegar
blog

Los rasgos de un buen traductor

Los rasgos de un buen traductor

En otro post de Agestrad te explicamos las diferencias entre un traductor y un intérprete pero en este queremos centrarnos en el primero de estos dos profesionales. Queremos compartir contigo los rasgos que, a nuestro juicio, deben caracterizar a un buen traductor.


El primero puede parecerte algo obvio, pero dominar tanto la lengua materna como aquella con la que se va a trabajar es fundamental. Hablamos de no tener lagunas en cuestiones de ortografía, sintaxis, redacción o gramática. Además de correcta, la redacción de un traductor tiene que ser de calidad desde un punto de vista estético respetando las normas pertinentes en lo referente a precisión, exactitud, armonía y limpieza. Si quieres que tu trabajo de traducción reúna todas estas características ponte en contacto con la Agencia Española de Traducción (Agestrad). 


Por último, decirte que un buen traductor tiene que estar permanentemente al tanto de los posibles cambios en las normas gramaticales, ortográficas y de estilo. Habrá además de estar avezado a recurrir a fuentes de consulta fiables y solventes para poder resolver las dudas que vayan surgiendo. Es imprescindible que un buen traductor sea fiel a la esencia del texto original sobre el que esté trabajando. En este sentido, la capacidad de decodificación es la de ser capaz de leer el texto original identificando el mensaje principal y los que puede haber entre líneas. Conocer la cultura del país en el que se habla la lengua que estamos traduciendo también es importante. Tener ciertas nociones sobre sus leyes, su situación económica o su literatura ayudará a entender mejor los textos.